La pata de Aquiles- Silenciosos con Voz

Os presentamos la historia del joven Aquiles, un galguito que ya conoció el abandono y el maltrato desde su tierna infancia. El destino o la ‘mala pata’ hizo que pudiera conocer otra vida fuera del campo y de la caza. Hoy Aquiles vive y corre feliz junto a su rescatadora: Lara Berná.

Aquiles

Aquiles posando con su cuento

“Llevo atado a este poste tantas horas que ya no me acuerdo, mi dueño me trajo para regalarme a otro hombre. Me dejó aquí sin agua ni comida, desde que su caballo me pisó y me partió una de mis patas traseras, siento que él ya no me quiere y me desprecia, dice que ya no le sirvo, que ya no voy a correr. Sin embargo, el dolor que sentí entonces no se compara al miedo que tengo ahora, aquí solo, atado y sediento.
Apenas tengo tres meses y el hombre al que iban a regalarme tampoco me quiere al ver el bulto en mi pata.
Lloro y lloro hasta que una mujer viene y me da agua, de repente otra mujer baja de un coche y me montan en él, sigo asustado pero al menos ella me dice cosas bonitas y no le importa mi pata, dice que voy a una protectora que se llama “La Guarida”.
Al día siguiente me llevan a un sitio al que llaman veterinario, allí dicen que vendrá a recogerme mi nueva dueña.
Sentadito en la puerta veo aparecer a una chica que directamente me coge en brazos, y me mira con los ojos llorosos, no sé por qué está triste, quizás le da pena mi historia o quizás le recuerdo a otro perrito que tuvo durante catorce años, y que murió hace dos.
En sus brazos, me llama Aquiles, y me cuenta una historia de un guerrero valiente con un punto débil en su pierna.
Cuando llegamos a casa todo el mundo me acaricia, y desde ese momento estoy aprendiendo a querer y a tener un hogar, pero sobre todo ahora sé lo que es sentirse querido.
Me llamo Aquiles y gracias a ese accidente ahora corro sin escuchar disparos, corro sin que me obliguen, corro simplemente porque soy feliz.”

NOTA: ‘Silenciosos con voz’ son historias de galgos, podencos y perros de cualquier raza que han llegado, por fin, a vivir una vida digna. Si nos quieres contar en unas líneas (hasta 300 palabras) lo que fue y es la vida de tu ‘silencioso’, escríbenos y mándamos una foto de tu perro junto a ‘El silencioso amigo del viento’ a: lisienator@gmail.com

Anuncios