Galgo negro, Tango y, por fin, Taron – Silenciosos con Voz

Aquí os dejamos la historia de Taron escrita por Mónica Ardura. Realmente muy emocionante conocer, una vez más, como estos seres discretos y bellos conquistan, almas, corazones y sofás.
Su parecido físico con el protagonista del cuento es admitable.
Taron descansando con su cuento

Taron descansando con su cuento

No sabemos mucho del pasado de Taron pero, por lo poco que sabemos, podemos imaginar que fue muy parecido al de otros muchos galgos con historias similares a la plasmada en el “Silencioso amigo del viento”. Nuestro “negrito silencioso” vagaba por la carretera de Fuensalida, pueblo toledano de tradición galguera y tristemente conocido por el gran número de abusos hacia esta raza. Tenía 5 años y los deditos de las patas delateras fracturados, ya no servía para cazar… Afortunadamente nuestro “silencioso amigo del viento” contaba con un ángel de la guarda y no sufrió la misma suerte que muchos otros. Una persona de muy buen corazón le rescató y le cuidó durante un mes hasta que una protectora se encargó de buscarle una familia. Su vida había cambiado pero aún no había tenido toda la suerte que él merecía, seguía siendo invisible. Tenía 5 años, era macho y era de color negro… Aunque recibía los mejores cuidados y todo el cariño de los voluntarios y gente maravillosa de la protectora, ninguna familia se había fijado en él y estuvo muchos meses en un chenil, demasiado tiempo para un ser tan bueno y cariñoso como él. Pero quizá el destino quería que fuese así, algo muy bueno le esperaba… 
Jose, Mónica y la pequeña Alicia de 4 años habían perdido recientemente a Rohan, su dálmata viejito, el compañero más bueno que nunca habían tenido; estaban muy tristes, nunca le olvidarían. Además de Rohan, también formaban parte de su familia “peluda”  la pequeña Moka, un cruce de Yorkshire con Schnauzer mini de 2 años, y Arya, su cachorrito de galgo como ellos la llamaban todavía pero que ya tenía 3 añitos. Hace 3 años la galguita Arya había sido rescatada por una protectora cuando contaba con unos mesecitos de vida junto a su mamá y otros 7 cachorros. Arya no había vivido una vida de maltrato como otros galgos pero a su corta edad sabía ya lo que era tener miedo, y tanto ella como sus hermanitos de camada tenían mucho miedo… probablemente nacieran en la calle y no sabemos qué experiencias habrían vivido ellos o su madre pero lo que es seguro es que ese pánico que sufría la mamá de Arya lo había transmitido a sus cachorros, un miedo genético, heredado, muy difícil de superar. Pero Arya tuvo mucha suerte, su familia la esperaba y juntos y poco a poco con mucho cariño y a base de aprender mucho sobre los miedos, Arya mejoró muchísimo y aunque su miedo a la gente no había desaparecido y probablemente no desaparecería por completo, día a día daba un pasito más hacia delante. Pero ahora faltaba Rohan, que había sido un gran apoyo para Arya, casi como un papá para ella, y Jose y Mónica pronto sintieron que era hora de aumentar la familia y buscar un compañero para Arya. Gracias a Arya conocían la raza y su problemática y querían dar la oportunidad a un flaquito de ofrecerle su cariño y una familia, así que un día tomaron la decisión… Y ahí estaba Tango, justo lo que ellos buscaban, un galgo cariñoso que no tuviera miedo a la gente para que ayudara a Arya a seguir superando sus temores, un galgo de buen carácter, ya adulto y más mayor que Arya, para que le transmitiera esa tranquilidad propia del paso de los años. Lo que otros no buscaban o no habían sabido ver en Tango, resultaba que era perfecto para nosotros. Nos daba igual el sexo o el color y si no fuera porque Arya tenía miedo, nos hubiera dado igual que fuera miedoso o no; todo se supera con trabajo y mucho cariño. Pero él era perfecto para nosotros y nosotros éramos perfectos para él.
Taron y Arya

Taron  con y Arya, a quien ha ayudado a superar sus miedos

Nunca olvidaremos el primer día que Tango, ahora de nombre Taron como Alicia le rebautizó, llegó a nuestras vidas. No olvidaremos su actitud tímida, su mirada perdida, su forma de entrar en la casa y llamarle todo la atención, su temor a dar un pasito o a tumbarse en otro sitio que no fuera el suelo, mitad desconfiado pero a la vez tranquilo y muy, muy cariñoso desde el primer minuto. No olvidaremos tampoco como poco a poco fue creciendo su complicidad con sus dos hermanitas peluditas, esos suspiritos de gusto tumbado con nosotros en el sofá, cómo su mirada iba cambiando, cómo empezaba a tener voz, cómo empezaba a ser FELIZ.”
NOTA: ‘Silenciosos con voz’ son historias de galgos, podencos y perros de cualquier raza que han llegado, por fin, a vivir una vida digna. Si nos quieres contar en  unas líneas (hasta 300 palabras) lo que fue y es su vida, escríbenos y mándamos una foto de tu perro junto a ‘El silencioso amigo del viento’ a: lisienator@gmail.com

Donación a SOS Galgos en Feria del Libro de Madrid

Desde el 29 de mayo al 14 de junio ‘El silencioso amigo del viento’ estuvo presente en la Feria del Libro de Madrid 2015 en la caseta de la librería Atticus-Finch.

Marcela con Ari en la Feria del Libro de Madrid

Marcela con Ari en la Feria del Libro de Madrid

Alrededor de ciento treina humanos y silenciosos os pasásteis por El Retiro a haceros con una copia del cuento del galgo negro. Parte de los beneficios de la venta del libro se han destinado a la asociación SOS Galgo para el rescate y recuperación de lebreles en España. Os damos las gracias por el interés y el cariño que manifestáis constantemente y por ayudarnos a ayudar a esta bella y maltratada raza.